• Marketing 19.06.2018 Comentarios desactivados

    Resultado de imagen para vitrinismo

    Vas caminando por un centro comercial y ves como cada tienda tiene una vitrina distinta, unas más atractivas que otras… pues bien… detras de estas vitrinas hay una estrategia creativa por parte de la marca, y bien que se necesita creatividad; es todo un reto crear vitrinas atractivas en estos tiempos que ya casi todo está creado. pero de que se puede se puede.

    Me apasione por el visual merchandising por allá en 2012 cuando trabajé en una importante tienda Colombiana y una de mis tareas era cambiar la vitrina, ” que si pon el maniquí así… que si adorna esto por acá” un mundito nuevo para mi, pero me encanto tanto que comencé a buscar e investigar acerca de esto.

    El Visual Merchandising es la razón principal del porque compradores y consumidores visitan una tienda.

    Es un mundo fascinante del que me he ido enamorando poco a poco y he aplicado en mis proyectos universitarios, abajo te dejo unos ejemplos de Visual merchandising que me han parecido muy hermosos y creativos.

     

    Resultado de imagen para vitrinismo

    Imagen relacionada

    El Visual merchandising se puede aplicar a todas las ramas, moda, tecnología, hogar, etc.
    En un próximo post te hablare de técnicas de visual merchandising y como aplicarlo!
    Que opinas de herramienta para la venta de productos? te gusta?.

     

  • Marketing 19.06.2018 Comentarios desactivados

    Si es que Google nunca dejará de sorprendernos, y ahora lo hace con este corto tan “colaborativo”

    Y es que juntos… podemos con todo!!

    No te lo pierdas:

    Make good things together by google

  • Telefonia 19.06.2018 Comentarios desactivados

  • Internet 19.06.2018 Comentarios desactivados

    Hoy en día los seres humanos tenemos mayor libertad de expresión que nunca antes en la historia (con sus claras excepciones).

    Podemos opinar sobre el clima, o sobre alguna película en cartelera, sobre alguna propuesta política o sobre cualquier cosa que se nos pase por la cabeza. Sin embargo, no siempre nuestro punto de vista va a ser bienvenido.

    Habrá quien esté en desacuerdo con lo que dices, quien te observe con desprecio y alguien busca descalificarte, intentando darte a entender tu error.

    Si a partir de este punto lo único que puedes imaginar es:

    • Seguramente no entendieron mi punto
    • Lo que dije era perfectamente lógico, ellos son quienes no saben.

    Lamento decirte que todos pasamos por esta situación en algún momento de nuestras vidas. (Y no, no necesariamente estás en lo correcto.)

    ¿Por qué tenemos la necesidad de opinar?

    Cuando nosotros compartimos una idea, generalmente se debe a que esta idea tiene algúna relevancia para nuestra persona y deseamos transmitirla.

    Es por decirlo de alguna forma: “Nuestra aportación verbal para el mundo.”

    De acuerdo a lo que otras personas perciban sobre nuestro punto de vista, tendremos respuestas negativas o positivas.

    La emoción que nos crea la idea que tenemos en la cabeza, es la emoción que buscaremos compartir con otros seres humanos.

    Si compartimos la misma emoción, la recepción es positiva, si la otra persona no comparte el sentimiento o lo que decimos no le hace sentido, la recepción será .

    Las redes sociales por ejemplo, están llenas de puntos de vista distintos sobre varios temas.

    Por le general, el contenido que solemos redes sociales busca despertar una emoción en quien sea que tenga acceso a el.

    Lo que compartimos es un reflejo de nuestro punto de vista sobre algún tema.

    Puede ser de miedo, ansiedad, sorpresa, emoción, etc. En la escala a continuación, podemos ver la frecuencia emocional en el contenido que solemos compartir.

    CBf0ItDVAAA5rOV.jpg

    Esta es una escala de porcentaje elaborada por: Berger, Jonah A. Katherine L. “What Makes Online Content Viral?” (2009) que busca presentar por porcentaje que tipo de contenido llega a compartirse. Ansiedad (21%) Enojo (34%) Tristeza (-16%) Intriga (30%) Positividad (13%) Emocionalidad (18%) Interés (25%) Valor práctico (30%)

    Como podemos observar en los porcentajes en la escala, las publicaciones que crean una respuesta de enojo en la persona suelen ser compartidas con más frecuencia, esto a su vez puede explicar porque los conflictos por opinión suelen ser tan comunes, hay una respuesta emocional de por medio.

    Parte de las principales disputas a causa de religión, política, etc. Tienen su motor en el enojo, lo que crea una necesidad de querer compartir dicho punto de vista.

    Autoridad para opinar.

    Piénsalo de esta manera.

    Estás teniendo una agradable cena con un grupo de amigos y comienzan a hablar de política.

    Uno de tus amigos empieza a expresar un punto de vista sobre un candidato político con quien tu NO simpatizas y decides argumentarle con “hechos” el motivo por el cual no estás de acuerdo con dicho candidato.

    Entonces tu amigo te cuestiona ¿Qué autoridad tienes para decir eso?

    Es probable que no seas un economista, un sociólogo o tengas un título en Ciencias Políticas.

    ¿Por qué tu opinión vale más que la de tu amigo?

    ¿Por qué los hechos que tu expones son los verdaderos y los de tu amigo, no?

    En primer lugar deberíamos preguntarnos:

    ¿Necesitamos algún tipo de autoridad para opinar?

    La respuesta es sencillamente, NO.

    Sin embargo, no te sorprendas ante esta reacción. No te sorprendas si la gente suele contar la cantidad de maestrías y doctorados de una persona para ver si su opinión “es válida“.

    Las personas siempre hemos decidido escuchar las opiniones de aquellas personas que consideramos autoridades. Así lo hemos hecho por mucho tiempo a lo largo de la historia.

    Durante muchos años, el conocimiento y la facultad de decidir sobre los demás era un privilegio de unos cuantos.

    Generalmente cuando una persona de autoridad como un rey, un sacerdote o un gobernante declaraban algo, era ley y no debía cuestionarse de ninguna forma. No solían ser aceptados puntos de vista por cualquiera, solo alguien de verdadera autoridad podía opinar.

    Se nos juzgaba por lo que decíamos y grupos de elites podían silenciarnos ya que no teníamos el mismo privilegio que ellos a la palabra.

    Cuando alguien se levanta de su silla y busca convencer a todos sobre su punto de vista, es normal que esta persona pueda ser vista como arrogante, narcisa, elitista o incluso tiránica.

    Hay quien esto lo puede considerar incluso una forma de opresión hacia puntos de vista ajenos, gracias a la imposición de ideas.

    Para disipar el conflicto podemos escuchar escuchar afirmaciones como:

    • Eso es algo completamente subjetivo.
    • Nadie puede llegar a una conclusión a este problema.

    No tanto como un intento de evasión de un problema, pero como un medio de desacreditar a un potencial tirano.

    Sánchez_Coello_Royal_feast.jpg

    Hasta cierto punto de la historia, solo una pequeña elite podía opinar libremente.

    Sin embargo, aún en tiempos modernos, nosotros solemos tomar la palabra de una importante figura de autoridad de en nuestras vidas, nuestros padres.

    Hubo un momento en el que aquello que decían Mamá y/o Papá, era ley para nosotros y habrá quien aún hasta adulto, defiende estas enseñanzas a como de lugar, sin importar lo que otras personas puedan decir.

    A menos que ¿se demuestre lo contrario?

    Las “bases científicas”.

    ¿Creeríamos en un hecho respaldado por la ciencia?

    Seguramente sí ¿no? 

    A fin de cuentas, tuvo que haber una proceso de experimentación y resultados numéricos que respalden el hecho ¿Por que no habríamos de creerle?

    Bien, esto es cierto en su mayor parte. Los hechos respaldados por la ciencia suelen ser utilizados como argumentos ya que la ciencia por sí misma suele representar una autoridad.

    Sin embargo las personas tomamos nuestras decisiones y nos dejamos llevar por nuestras emociones todo el tiempo. 

    No es extraño que neguemos realidades a algo que ya se nos ha comprobado con hechos verídicos, es una manera de protegernos y de cuidar un sentido de pertenencia.

    Dos maneras se me ocurren para ejemplificar esto:

    • Cuando a un chico le explicas por primera vez que Santa Claus/Papa Noél no existe, es normal que el chico aplique un poco de resistencia a la realidad.
      • A pesar de que la idea de una persona volando tirando regalos por el mundo no tenga lógica, hay una emoción que complica aceptar la realidad.
    • Dentro de una contienda política, si una persona que admira a algún candidato le muestran hechos de corrupción por ese candidato la negación puede surgir como un sentido de pertenencia. Nos ponemos la camiseta de ese candidato para sentir pertenencia:
      • No importa lo que digan, yo estoy con ….
      • Las ideas de … son las que representan lo que quiero.

    Esto sucede únicamente cuando la ciencia o los medios son suficientes para poder convertir una idea en hecho.

    Hasta que llegamos a aquellas preguntas que no lograr cubrir la ciencia:

    • ¿Cuál es el valor de un ser humano?
    • ¿Qué hace a una sociedad perfecta?
    • ¿Cuál es la pareja perfecta?
    • ¿De donde venimos o a donde vamos?

    Estas preguntas que parecen no tener respuesta han sido cruciales para nuestro desarrollo como civilización.

    El hecho de abrir el paso para una discusión (aún cuando no parece tener respuesta) nos permite sondear como sociedad cuantas personas comparten una idea.

    Y son estos cuestionamientos son aquellos que ponen a marchar a la ciencias y nos permiten experimentar con alternativas diferentes.

    Aún cuando nunca tendremos certeza de todo, no debemos temer el discutir tocar ciertos temas.

    Un ejemplo de esto es el debate sobre si: “¿La Tierra es redonda o plana?(Qué aun hay quien con seriedad cuestiona hasta el día de hoy).

    A pesar de que en la actualidad una mayoría accede con que la tierra es redonda, en un momento de la historia se creía que esta respuesta sería incierta y que el valor de dicho cuestionamiento era inexistente.

    Todo gracias a permitirnos discutir aquello que aparentemente no tiene una respuesta.

    Conclusión (¿Cuál es la verdad?)

    Tenemos que entender que nuestro punto de vista de una persona nace de nuestro sistema sistema de creencias.

    A la hora de pensar en una solución para una problemática o fenómeno social, solemos tener un pensamiento dicotómico (que no tiene punto medio, las cosas son blancas o son negras).

    Entonces solemos interpretar en primera instancia que aquellas ideas que difieran con las nuestras, en automático son incorrectas.

    “Si no estás conmigo, estás en mi contra.”

    Esto pasa con todos nosotros.

    Solemos formular opiniones a partir de nuestra propia perspectiva del mundo, bajo las circunstancias en las que fuimos criados, con los valores que se nos inculcaron y los acontecimientos que hemos vivido.

    Todo esto lo ajustamos a nuestra perspectiva del mundo y al encajar tan perfectamente con lo que ven nuestros ojos, da la sensación de que nuestro punto de vista es lo más lógico o aquel que tiene sentido.

    Porque todos percibimos el mundo de manera distinta.

    Es importante no olvidar que las circunstancias no son las mismas para cada ser humano. Esperar que nuestra opinión suene lógica para todo mundo o que todo mundo es de acuerdo es parte de un egocentrismo que sugiere que todos deberían ver el mundo con nuestros mismos ojos. 

    Recordemos que un problema no suele ser blanco y negro, no suele tener únicamente dos alternativas.

    No se trata de solamente legalizar o prohibir, sino de una serie de factores indefinidos que a cada ser humano dependiendo sus circunstancias va a afectar de manera completamente diferente.

    Y es únicamente aceptando que todos tenemos un origen diferente que podremos abrirnos a opiniones ajenas y permitirnos la próxima vez, aprender algo de la persona que tenemos en frente.

    Jonah A. Berger & Katherine L. Milkman (2009)  “What Makes Online Content Viral?”

    Kolbert, E. (2017). Why Facts Don’t Change Our Minds. Retrieved from https://www.newyorker.com/magazine/2017/02/27/why-facts-dont-change-our-minds