• Software 12.06.2019

    Pues lo que se desordena sin reversibilidad es también lo que no se pierde y conserva. Uno de esos entes, el señorito británico Winston Leonard Spencer Churchill (1874-1965) de la Orden de la Jarretera (la 1ra entre las logias interminables) se desordenó y reconvirtió PARA SIEMPRE, dónde PARA SIEMPRE es precisa y sutilmente PARA SIEMPRE. No hay nada para siempre dicen, nada es un no-demostrable y el universo es para siempre se puede empíricamente contestar al respecto. El miedo lo tenemos desde siempre, desde que nuestra especie sufre de bipedismo congénito sobre la Tierra, deseos de huir o de enfrentar a lo que se nos contraponga, casi siempre uno o maś que uno de los nuestros hombres-mono. El miedo de caos y entropía que desordena, la falta de fe o fiducia en lo que conserva, la falta de esa esperanza que se fuerza como impostura no desaparece, siempre permanece. Somos el miedo de lo que nos va a ocurrir en el inevitable desenvolvimiento de los aconteceres a futuro que nos ganarán y desplazarán del papel central que por omnipotencia nos arrogamos.

    Lavagna y Urtubey, el caos se indiferencia en la socialdemocracia de ellos. La centroderecha al centro imposible bajo la nube ubicua peronista en Argentina

    Massa y Fernández, el caos se indiferencia en la socialdemocracia de ellos. La centroderecha-izquierda al centro imposible bajo la nube ubicua peronista en Argentina

    Macri y Pichetto, el caos se indiferencia en la fascistoide democracia de ellos. La derecha naziliberal al centro imposible bajo la nube ubicua peronista en Argentina.

    Los hombres y mujeres son el caos, de sus corporeidades espanto, de sus alianzas y construcciones tan efímeras como un solo femtosegundo que nos preceda o suceda. Votemos a Nadie el Inconcebible y porque Nadie Inconcebido no existe, no nace ni nació. El miedo es nuestra más cierta y racional estupidez antropoide, donde la única certeza es que somos mortales en un cosmos que la inteligencia universal creadora conserva y reordena según su Voluntad, Designio, (suyo) Poder y Ley (suya la gloria in aeternitas). El miedo es porque no podemos confiar en lo que ya sabemos, lo que ocurrió desde que Loke o Satán cayó en belicosidad de mentira, engaño, mortandad y usurpación acá en el pálido punto azul que nos mantiene vivos. Salvo es aquel que se mantiene entero y sano, Churchill no lo está y Putin no lo estará, pues no desistirá en su defensa de los asesinos de la potencia binaria angloestadounidense, se defenderá asesinando porque a ello mismo lo fuerzan los anglofonadores. La Salvación no es más que la Conservación en sana entereza.

    David Rockefeller en 1964 a sus 49 años (12 de junio de 1915- 20 de marzo de 2017)

    Otro CEO mundi que se desvanece y dispersa en enfriamiento de olvido eterno, otro galardonado con el mérito y condecoración de la:

    Medalla Bilderberg del planeamiento de un mundo feliz (este mismo mundo de idiotas asquerosos planificadores y dominadores que en la niebla del Tiempo desaparecen como él)

    admin @ Miércoles, 12 de junio de 2019

  • Comentarios cerrados